Es el contrato por el cual el Asegurador se compromete a REPARAR, REPONER o INDEMNIZAR en caso que ocurra el riesgo amparado y genere un daño o una pérdida (la ocurrencia del evento es conocido como SINIESTRO); y el Asegurado o Tomador a pagar la prima.