Son los que cubren los daños producidos por un incendio en el objeto asegurado.