El seguro del automóvil tiene por objeto, fundamentalmente, reparar o indemnizar los daños accidentales producidos en los vehículos de terceros y en el vehículo asegurado. Las coberturas principales consisten en asegurar los daños causados a terceros en el uso del vehículo (responsabilidad civil del automóvil) y daños propios o pérdida total por accidente.